Motos eléctricas y ciclomotores

Diferencias entre las motos eléctricas y ciclomotores

Diferencias entre las motos eléctricas y ciclomotores

La movilidad es una práctica en la que los ciudadanos innovan y dinamizan a medida que pasa el tiempo, pues las nuevas tecnologías llegaron para quedarse también en esta industria, por eso la creatividad e innovación en nuevos medios de transporte reinan en las grandes ciudades. 

Por ejemplo, durante el año 2021 se registraron 741.819  unidades de motocicletas, con un incremento del 40,7 % frente al 2020, y respecto a las motocicletas eléctricas, se registraron 2.681 unidades, un 23,9 más que el año anterior, dando una muestra de que los clientes potenciales apuestan por una movilidad eléctrica.

Ahora bien, teniendo en cuenta el dinamismo que tiene la movilidad contemporánea otro vehículo que también viene en crecimiento son los ciclomotores, pero la mayoría de personas suelen confundirlos con las motocicletas eléctricas, ya que los dos pueden ser similares en apariencia; sin embargo, existen algunas diferencias que veremos a continuación, además de definir cada vehículo y sus características.

Diferencias entre las motos eléctricas y ciclomotores

Motocicletas eléctricas

Para empezar a hablar de este tipo de motocicletas es necesario conocer su funcionamiento, pues usan un sistema de baterías, las cuales actúan como medio de energía para impulsar el motor eléctrico y así generar el movimiento del vehículo; por consiguiente, al no existir un combustible convencional, no emite gases y su ruido es prácticamente nulo.

Este tipo de vehículos tienen muchas ventajas, una de ellas es la amigabilidad con el medio ambiente, debido a que, al disminuir emisiones de gases como el dióxido de carbono, aporta para que la calidad del aire sea mejor. 

Otra es la facilidad de conducción y la economía, ya que al utilizar un motor impulsado por corriente directa de baterías, es suficiente con acudir a un puesto de carga, o realizarlo en la casa, así se puede ahorrar dinero en combustible y la conducción se facilita porque, generalmente, la mayoría de ellas son automáticas , así que basta con acelerar y esta se moverá.

En las motocicletas eléctricas, la batería es el elemento o repuesto más importante que puede existir además del motor como tal, pues la vida útil dependerá del desarrollo y autonomía de la moto. Por ello, es muy importante cuidarla y cargarla de manera adecuada para cuidar su durabilidad. 

Lee también: 6 cosas que debes hacer para cuidar la batería de las motos eléctricas 

Ciclomotores

Ya se ha revisado lo que son las motocicletas eléctricas, sus ventajas y funcionamiento, pero como se mencionó anteriormente, existen algunas confusiones en las personas con los ciclomotores. 

En Colombia, el Ministerio de Transporte, expidió el la Resolución 160 de 2017, donde se regula la circulación de los vehículos ciclomotores y su definición. En ella se indica que los ciclomotores son vehículos de combustión interna de menos de 50 centímetros cúbicos, o con un motor eléctrico de 0.35 a 4 kilovatios (kw) de potencia.

Aquí es importante resaltar la diferencia y no confundirse con las bicicletas asistidas, ya que en apariencia pueden ser muy parecidas, pero según la resolución, las bicicletas las definen como vehículos de motor de pedales con un peso inferior a los 35 kilogramos y una velocidad límite de 25 km/h.

Además, su mayor diferencia es, según la normatividad, que las bicicletas asistidas pueden circular por las ciclorrutas, mientras que los ciclomotores deben realizarlo por los carriles comunes y corrientes.

Normatividad y regulaciones

Ya se han contrastado y notado algunas diferencias técnicas y normativas entre las motos eléctricas y ciclomotores, mucha gente suele admitir que tienen la misma funcionalidad y la manera de operar es igual, pero existen otras normas que son necesarias revisar para una circulación responsable si se tiene pensado adquirir un vehículo de estos.

Según la resolución ya mencionada, las motocicletas eléctricas que pueden estar exentas de licencia de tránsito, matrícula y SOAT, son las que fueron importadas antes del 2 de febrero de 2017, comercializadas antes del 2 de agosto de 2017 o  comercializadas entre el 23 de agosto de 2018 y el 23 de abril de 2020. 

Por consiguiente, si la motocicleta eléctrica no cumple con algunos de estos parámetros, se deberá portar con matrícula y SOAT. Esto aplica también para los ciclomotores de combustión interna, además de la licencia de conducción y la revisión técnico mecánica.

Revisión técnico mecánica

En el caso de la revisión técnico mecánica, las motocicletas eléctricas deberán realizarla 2 años posteriores a su fecha de registro de matrícula y tener en cuenta que al acudir a ella, la batería deberá estar cargada por encima del 50 %. 

En el caso de los ciclomotores, también deberán portar la revisión técnico mecánica posterior a los dos años del registro de matrícula.

Cumplir con la normatividad vigente te puede salvar de una posible sanción a tu vehículo y comparendo para la licencia de conducción, así que ten en cuenta estas diferencias y recomendaciones, pues te pueden salvar el día.

Recuerda que en Automás realizamos todo el proceso de Revisión Técnico Mecánica de tu motocicleta eléctrica o tu ciclomotor que evalúa; Inspección Sensorial, prueba de luces, suspensión, sistema de frenos, sistema de dirección y el sistema eléctrico. 

¡Visítanos! 

Publicaciones Relacionadas

Deja una respuesta