Uncategorized

¿Qué es, cuándo y dónde hacer la prueba de compresión de motor?

Prueba de compresión de motor

Tener un vehículo requiere de diferentes responsabilidades, además de estar al día en la documentación y aspectos legales. Disfrutarlo es una de las mejores sensaciones que puedes tener como conductor, ya sea con tu familia viajando o si lo tienes para trabajo, estar pendiente de su estado es algo que debes hacer permanentemente.

La compresión de motor es uno de los procesos más importantes para la vida de este, así como del desarrollo del vehículo. Se trata de la fase del motor cuando el pistón asciende a la parte de la admisión y el aire se mezcla con el combustible para comprimirlo.

El objetivo general del proceso de compresión del motor es llegar a un equilibrio entre la temperatura y la presión para lograr la explosión necesaria y dar marcha al vehículo.

Hay un factor importante en esta fase y es la relación de compresión, ya que, dependiendo de esto, se determina el rendimiento térmico del motor y la capacidad de este para que la energía de la compresión sea aprovechada de la mejor manera. 

Esta relación se refiere a la diferencia entre el volumen que existe entre la compresión de aire con combustible, y la compresión después de la explosión. Sin embargo, en este artículo te diremos en qué momento realizar este procedimiento, cómo realizarlo tú mismo para descartar algunas fallas y dónde realizarlo si quieres la opinión de expertos.

¿Cuándo hacer la prueba de compresión de motor?

Identificar las fallas de tu vehículo es algo que como conductor debes tener claro cada vez que vas en él. Cuando la compresión del motor está fallando, el automóvil empieza a presentar diversos cambios, como por ejemplo, un exceso de humo, ya que la compresión no se realiza de manera correcta y puede dar pie a fallas eléctricas o que genere chispas.

Otro aspecto es tener que acelerarlo de sobremanera al andar, o que pierda potencia, esto es debido a que los pistones no están trabajando bien y es hora de realizar una prueba de compresión de motor; además, esto puede ir relacionado con un consumo excesivo de combustible.

Por otra parte, si tienes problemas para arrancarlo es porque, quizás no se está generando la chispa en las bujías por un problema de compresión, así que es mejor llevarlo a que le realicen la prueba.

Cuando se apaga el vehículo constantemente puede ser otra señal de que la compresión no esté de la mejor manera, ya que el volumen de esta, entre el aire y el combustible, no es el suficiente para mantenerlo encendido, y se apaga.

Mantente alerta a estas fallas o señales, así puedes saber reaccionar ante la compresión del motor y revisarlo en un centro especializado.

Lee también: 5 cosas que indican que la compresión de motor está fallando en tu vehículo

¿Cómo hacerla uno mismo como primer descarte?

Si tienes dudas y quieres comprobar para descartar si la falla es la compresión, puedes realizarla tú mismo. Lo primero que debes hacer es retirar los fusibles de la bomba de combustible y de la inyección para no regar la gasolina, luego desconectar las bobinas.

Posteriormente, debes desconectar también las bujías, pero antes marca los cables del enchufe para que no te confundas al conectarlos nuevamente. Con esto en cuenta, enrosca el medidor de compresión -que debes adquirir previamente-, en una de las tapas donde van las bujías.

El siguiente paso es darle arranque al motor, unas 5 a 10 veces y registrar la medida de presión, que normalmente es en PSI. Este último proceso lo realizarás con cada cilindro donde van las bujías. Aquí puedes ver otras alternativas. 

 

¿Dónde hacerlo?

Si bien explicamos una alternativa para que tú mismo puedas realizar la prueba de compresión, recuerda que es mejor acudir a profesionales, con equipos específicos para estos procesos y den un resultado más específico.

Esta manera es una de las más conocidas, pero a veces no tenemos a la mano los implementos necesarios y tu vehículo puede sufrir.

En AutoMás encuentras los equipos especializados para todo este tipo de pruebas, y también, por supuesto la compresión de motor, fundamental para el funcionamiento del vehículo. Además, cuentas con profesionales calificados para ayudarte en esta fase.

¿Cuánto cuesta?

Si quieres realizarle esta prueba a tu vehículo a gasolina, el costo es de 70.000 pesos, mientras que para los vehículos a diésel, el precio está en 177.000.

Por último, recuerda también que si tienes pensado vender o comprar un carro usado, lo mejor es hacerle el peritaje y sentirte confiado de lo que adquieres. 

Nosotros tenemos diferentes combos en los que incluimos el servicio de prueba de motor, en especial el combo diamante, así que no esperes a que tu carro sufra de compresión y agenda el peritaje o la prueba. 

Agenda tu Combo Diamante aquí. 

Volver a la Lista

Deja una respuesta