Motos

4 cosas que no debes hacer si vas a comprar una moto usada

Comprar una moto usada

Para nadie es un secreto que el sector comercial de las motocicletas ha venido creciendo gradualmente, pues muchas son las circunstancias que llevan a las personas a adquirir o comprar una moto usada o nueva por diversas razones: una de ellas es la comodidad ante el tráfico en las grandes ciudades y para poder desplazarse de una forma más rápida, otra puede ser el hecho de no tener restricción de movilidad en ciertos días y horas. 

Pero independientemente de las razones, forman una parte muy importante en el sector automotor, al menos en Colombia.

Por ejemplo, en las vías nacionales, las motocicletas representan el 59 % del parque automotriz al finalizar el año 2020, y cerrando el año 2021 hubo un crecimiento 40,7 % de motos vendidas, respecto al año anterior. 

Estas cifras nos dejan ver o interpretar que cada vez son más las personas que utilizan este tipo de vehículo como medio de transporte o método de trabajo, y la importancia que cobran estos vehículos es un aspecto a tener en cuenta.

Por lo tanto, aquí te contaremos algunos aspectos que no debes hacer a la hora de compra una usada y tener en cuenta algunas recomendaciones para realizar una buena inversión.

1.Comprar una moto usada sin pasarla por CertiMás

Utilizar CertiMás como herramienta para comprar una usada es lo más acertado que podemos hacer, ya que contamos con un score vehicular y la información más detallada que puedes encontrar respecto a la moto con base en la registrada en el Registro Único Nacional de Tránsito RUNT. 

Cabe resaltar que un score vehicular es un análisis de los posibles riesgos que sufra el vehículo con el tiempo, esto se realiza a través de metodologías creadas por AutoMás y tener una idea del riesgo que la moto puede presentar.

Por otra parte, la información que se aloja en el RUNT, da un indicio sobre las características y pasado legal de la moto, pues es indispensable conocer esta información y tomar una decisión. 

Recordemos que con herramientas como CertiMás encontraremos el estado de la licencia de tránsito, el número de propietarios que ha tenido el vehículo, las características físicas, las regrabaciones que ha presentado, los registros de accidentabilidad e infracciones, y los estados en los que se encuentra el SOAT y la Revisión Técnico Mecánica.

Entonces, intentemos no comprar una motocicleta si no ha pasado por esta herramienta, o que al menos cuente con ella, de esta forma nos ahorraremos muchos dolores de cabeza con vehículos usados y conoceremos al detalle lo que estamos adquiriendo, así que utilicemos CetiMás de la mejor forma.

2.Comprarla sin hacerle el peritaje

Si pensamos en comprar sin realizar un peritaje previo, nos exponemos a que el vehículo presente inconvenientes a mediano o corto plazo y, por ende, no conozcamos realmente el estado mecánico y eléctrico en el que se encuentra. De esta forma, la inversión que haremos puede resultar afectada. 

Por ello, lo más conveniente es realizar un peritaje en el que identifiquemos de forma detallada cómo se encuentra el vehículo.

En los peritajes encontramos una información detallada relacionada con el sistema eléctrico, de seguridad, la estética del vehículo y el estado del chasis, además de un análisis de gases y un diagnóstico de frenos que se realizan en laboratorios especializados. 

En AutoMás te brindamos diferentes combos de peritaje que incluyen los históricos de propietarios e información legal relacionada con el vehículo; esto variará dependiendo del tipo de peritaje que escojas.

Es necesario resaltar que los peritajes y el servicio de CertiMás son diferentes; los dos son el complemento perfecto para tomar la decisión, ya que no se nos escapa ningún detalle, además, dependiendo la sede, también contamos con el servicio de peritajes para motocicletas eléctricas.

3.Irte por la primera opción

No compremos la primera moto que veamos, pues muchas veces nos podemos dejar llevar por la emoción y gustos personales, pero es necesario pensar y equilibrar el costo-beneficio que podemos tener. 

No es buena idea cerrarse a la posibilidad de comprar vehículos usados, pues no sabemos si a futuro sea una gran inversión. Siempre y cuando hagamos bien la tarea de elegir, es bueno tener varias opciones de motocicletas y decidirnos por la que nos gusta, pero que también se encuentre en excelente estado con relación a su precio.

Lee también: ¿Por qué elegir a MotoMás Morato para tu moto?

4.Comprar una que no sea adecuada para tu estilo de vida

Identifiquemos nuestras necesidades y preguntémonos ¿para qué la vamos a comprar?, esto nos ayuda a sacar conclusiones y nos amplía las opciones de las que podemos elegir. 

De esta forma, podemos identificar cuáles son esas características que buscamos y no hacer una inversión que vayamos a arrepentirnos más adelante. En el mercado existen diversidad de motos, perfectas para lo que requerimos y al estilo de vida que llevamos, así que pensemos primero y tomemos la mejor decisión.

Finalmente, independientemente de cuál moto y el estado en el que la vayamos a comprar, es muy importante tener al día los documentos reglamentarios como la Revisión Técnico Mecánica, pues más allá de ser algo obligatorio para transitar en el territorio nacional, nos ayuda a prevenir accidentes al tener la motocicleta en optimas condiciones mecánicas, así que ¡pilas! Es mejor evitar dolores de cabeza. 

En MotoMás tenemos los servicios que necesitas para hacer compras seguras y para que puedas conducir con tranquilidad.

¿Ya nos conoces?  Agéndate aquí. 

 

Publicaciones Relacionadas

Deja una respuesta